Archivo de la etiqueta: inseguridad

Tres alegres compadres… del Presidente

Como en los chistes, tres escenas llevan a preguntar: “¿Cómo se llamó la obra?”; sin embargo, estos tres actos ilustran una desgracia nacional.

caballeros

Tres designaciones que deberían dar certidumbre, pero provocan molestia.

Primer acto: aparece Arturo Escobar y Vega, quien es designado (9 de septiembre) como subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana.

No es poca cosa, el señor Escobar y Vega, político de trayectoria en el Partido Verde Ecologista, tendrá a su cargo cinco unidades administrativas clave sobre la prevención del delito a nivel federal: la Unidad de Desarrollo Político y Fomento Cívico, la Dirección General de Planeación Estratégica para la Prevención Social, la Dirección General de Coordinación Intersecretarial, la Dirección General de Coordinación para la Operación Territorial y la Dirección General de Participación Ciudadana para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia.

Cabe recordar que el flamante subsecretario de Gobernación fue sorprendido años atrás con un maletín cargado con un millón de pesos en efectivo para operar una elección en el estado de Chiapas; además, que fue el representante del PVEM ante el INE en el pasado proceso electoral, en el que el partido del tucán fue el que despertó la mayor cantidad de cuestionamientos por quebrantrar las leyes electorales, y, también, que hace apenas unos años, el ex senador verde, amigo personal del llamado “Nino Verde” apoyaba la “pena de muerte a secuestradores”. Se entiende que ese perfil se consideró el ideal por el gobierno federal para dirigir los esfuerzos encaminados a prevenir los delitos a nivel nacional.

Escobar en cartón

Cartón de Hernández publicado en La Jornada. http://www.monerohernandez.com.mx/HTML/cartondeldia.html

Segundo acto: aparece Arely Gómez, quien es designada (en marzo) procuradora general de la República. Se denuncia en redes sociales que el nombramiento evidencia el empoderamiento de Televisa en la administración pública federal, pues la señora es hermana del vicepresidente de Noticieros de la principal  televisora del país.

Pese a las críticas, el gobierno hizo caso omiso y, en defensa de ella, ciertas columnas en diarios de circulación nacional argumentaron que no se podía acusar a Gómez por el cargo que ocupa su hermano; razonamiento lógico que deja de lado un detalle: cuando la hoy procuradora se desempeñaba como senadora y pidió licencia, se anunció que la legisladora ocuparía el cargo de subprocuradora de asuntos jurídicos e internacionales, pero, una vez aprobada su licencia, llegó un mensaje en horario Triple A. El Noticiero estelar de Televisa reveló que el Presidente enviaría la propuesta para que la senadora con licencia fuera ratificada como procuradora, así, sin más.

También es cierto que la ex senadora Arely Gómez tiene basta experiencia, pero su trayectoria está centrada en el tema electoral. Veamos, en 2006, fue nombrada titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE), cargo que ocupó hasta 2010, y en 2012 desempeñó el cargo de jefa de unidad de Asuntos Nacionales del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y, finalmente, a mediados de ese año fue electa como senadora. Es decir, experiencia tiene, pero no en la procuración de justicia.

Arely en cartón

Cartón de Camacho publicado en Reforma. http://www.reforma.com/editoriales/default.htm

Tercer acto: aparece en escena Virgilio Andrade (febrero),quien es designado secretario de la Función Pública.

Andrade fue consejero del INE de 2003 a 2010, antes fue secretario técnico en Banrural, trabajó en Hacienda como director de análisis de legislación financiera, coordinador de asesores en Segob y ocupó varios cargos en la alta burocracia en la administración pública federal.

La primera encomienda de Andrade como vigía del desempeño de los funcionarios de la administración pública fue investigar el expediente de compra de la llamada “Casa Blanca” del presidente Peña Nieto y su esposa y, también, la compra de una propiedad que hizo el secretario de Hacienda, Luis Videgaray. En ambas adquisiciones se denunció un beneficio indebido para los funcionarios, pues compraron (a muy buenos precios y en condiciones ventajosas para los adquirientes) las propiedades a empresas contratistas del gobierno federal.

La resolución del caso, bueno, de esos casos, determinó que no es posible fincar responsabilidad a alguno de los involucrados, lo que marcó la directriz del funcionamiento de la SFP: no sancionar al primer círculo en el poder.

Andrade cartón

Cartón de Helguera publicado en La Jornada. http://www.antoniohelguera.com/

Tras la aparición de los tres personajes en escena, cabe la pregunta obligada: “¿Cómo se llamó la obra?…”… Los tres alegres compadres… del Presidente.

Se trata de una obra compuesta por tres nombramientos que dan una idea de la perspectiva del titular del poder ejecutivo sobre la importancia del sistema de justicia en el país.

Tres actores que forman un cómico tripie en el que ahora se apoya el sistema de justicia, el cual, a vistas de este cuento, se ha convertido en una caricatura.

@Octavous

Delincuencia al mando en el DF

Por Jasser Sánchez/ UVM Coyoacán.

La inseguridad en calles del Distrito Federal ya no es algo relevante, el gobierno de la ciudad no tiene el control sobre el territorio a su mando; el crimen organizado, quienes se dedican a la trata de blancas, los secuestros exprés, la venta ilegal de armas, el narcomenudeo, los asaltos, etcétera, son quienes tienen el poder en la ciudad. En contraste con el crimen organizado, los cuerpos de seguridad del gobierno son insuficientes, sin una preparación ni capacitación, sin estar en forma física, en resumen, un gobierno desorganizado.

Recorrer la capital del país, por cualquiera de las 16 delegaciones, refleja, en cualquier calle, avenida, esquina o un punto de reunión, que el crimen domina. Aunque las demarcaciones con mayores índices de crimen son Venustiano Carranza, Benito Juárez, Cuauhtémoc, Iztapalapa, Iztacalco o Álvaro Obregón, en cualquiera se presenta la pérdida de autoridad.

Un claro ejemplo es la calle Chilenos, en la delegación Álvaro Obregón, lugar donde predomina la inseguridad y la venta de drogas.

VistaGoogleCalle

Street view de Google, calle Chilenos.

Delegación donde la delincuencia es histórica, la Álvaro Obregón y sus pobladores son testigos del empoderamiento de la delincuencia por más de 40 años. La colonia Mártires de Tacubaya, por ejemplo, en la década de los setenta, se dio a conocer por ser la guarida de la banda Los Panchitos.

Imagen

Ubicación de la delegación Álvaro Obregón.

Lugares como Hornos, Jalalpa, la Chicago, La curva, Araña, el Queso, Colinas, la Principal, Las paralelas son colonias famosas por su índice delictivo.

Algunos vecinos de la Mártires recuerdan que existía una especie de toque de queda, pues a cierta hora Los Panchitos recorrían sus zonas de actividad. Hubo una etapa en que la delincuencia bajó, pero hoy en día se ha recrudecido.

“Estuvo bastante pasivo hasta apenas unos cinco años; ahora  esa tranquilidad y paz terminó”, detalla un vecino de la zona y taxista de la colonia Mártires de Tacubaya.

“Recuerdo cuando los hijos de los vecinos salían a jugar muy tranquilos y se adueñaban de la calle, el único problema que había eran los carros que pasaban. Había borrachitos en la esquina, pero no eran malas personas, ellos mismos te cuidaban y te saludaban cuando tu pasabas”, recuerda el taxista.

Imagen

Colonia Mártires de Tacubaya-

Hoy en día no se puede jugar en la calle, ni permanecer en ella.

“Los jóvenes de antes, recuerdo que se les veía en la calle practicando algún deporte, ya sea futbol o voleibol, pero estaban divirtiéndose sanamente; ahora ya uno los ve en la calle o moneándose; eso ya no es correcto. Antes los viciosos se ocultaban para poder consumir, ahora ya no hay vergüenza lo hacen a plena luz del día, donde sea y enfrente de quien sea”, explica.

El taxista menciona que incluso a los lugareños los asaltan.

“La última vez que salí, que traje un pasaje aquí por mi calle, me terminaron asaltando; gracias a Dios no me lastimaron, me quitaron las llaves, me amenazaron”, señala.

 

Un microcosmos

La calle Chilenos, ejemplo del avance de la delincuencia, se divide en dos partes, la primera parte va de Camino Real a Toluca y termina en Avenida Mexicanos. La segunda, comienza en Mexicanos y termina en un callejón con escalones para llegar a la Antigua vía a la venta.

Según los vecinos de la segunda parte de Chilenos, en el lugar llega gente que no vive en la zona y que no se les puede identificar con facilidad.

Imagen

Una de las entradas a Tacubaya, en el Distrito Federal.

La señora doña C., que por seguridad omite su nombre, declara ser testigo de la actividad ilícita en casa de uno de sus vecinos.

“Lo triste del caso es que la mayoría de los que habitamos en la calle sabemos que el vecino del 54 vende droga. Se le apoda El Marra. Su familia también lo sabe y no le dicen nada. Los vecinos de su lado izquierdo y derecho tampoco le dicen absolutamente nada, al contrario, ahora se reúnen todas las noches y ahí mismo hacen su desastre. Es ya algo tan habitual”, detalla doña C.

La señora también denuncia que la calle ha servido a asaltantes de taxistas.

“Hubo una temporada bastante fea, cuando en un solo día asaltaban a los taxis unas dos o tres veces al día, y eso es una realidad. Sólo podíamos escuchar los forcejeos que tenían los conductores con estas personas. Pero nadie hacía nada, ni se llamaba a las autoridades”, comenta.

Los vecinos de la segunda parte de Chilenos deben sortear a quienes llegan a comprar sus dosis de droga. O incluso esquivar a quienes llegan y la consumen ahí mismo o en la esquina de Antigua.

Según vecinos lo que El Marra vende es Marihuana, no saben con exactitud si distribuye otra sustancia ilegal. Varios testigos confirman que no han tenido la iniciativa de denunciarlo por temor.

El oficial en turno O.C., uno de los guardias nocturnos que vigilan y patrullan la zona, reconoce que la autoridad tiene el reporte, pero no se ha solucionado el problema.

“Desde el atentado del custodio en la esquina de la calle Chilenos se nos ha pedido que reforcemos la seguridad. Se mandó a poner el alumbrado y la cámara de seguridad en medio de la base de los ruta 80″, explica, “en la zona hemos tenido reportes de asaltos y de jóvenes y personas faltando a la moral al estar consumiendo drogas en vía pública, es importante recuperar la seguridad de esta y otras colonias”.

El uniformado pasa casi todas las noches en diferentes unidades, ya sea en patrulla, camioneta, moto o, incluso de guardia en la esquina. Reconoce que en este año se reportaron más llamadas y alertas de seguridad por actos vandálicos y robos que años anteriores.

“Los eventos con mayor impacto en la colonia fue el asesinato del custodio en la esquina de la segunda calle Chilenos, el descarado asalto a plena luz del día de unos jóvenes a una señora y los reportes de jóvenes faltando a la moral”, comenta el oficial, quien cubre su turno nocturno como guardia en los escalones del camellón cada martes.

Algunos vecinos piensan en organizarse y mejorar la situación, pero saben que pueden terminar muertos. Hacen énfasis en que más se arriesgan en detener a un delincuente o comerciante de drogas que en que llegue uno nuevo, al final, en esa zona la delincuencia es histórica.

“Esto tiene que acabar, no podemos tolerar esto ni dejar que ellos tomen el mando de la calle. Sabemos que no vamos a lograr que la seguridad regrese como en los años noventa y principios del dos mil. Debemos tener el valor civil, pero si uno, como persona no lo tiene, la inseguridad y el crimen nos lleva un paso de ventaja”, lamenta doña C.

Sexoservidores; “vecinos peligrosos”

Una zona de la Ciudad de México es capturada por sexoservidores con protección de la policía.

Por J. Alejandro Vargas Agundez/ Universidad Iberoamericana.

Imagen

Foto. Archivo. Temática sexoservicio en las calles.

La Condesa es una colonia del Distrito Federal, ubicada en la zona centro de la ciudad, que suele ser muy frecuentada gracias a una gran cantidad de cafés, restaurantes, galerías,parques y librerías con los que cuenta; se trata de una zona familiar durante el día y la tarde, pero al anochecer el ambiente se torna completamente distinto ya que es cuando abren bares, cantinas y antros.

En calles como Tamaulipas, Campeche y Michoacán se puede observar a los jóvenes visitantes buscar algún lugar que “no este tan caro y tengan promociones en botellas”, mientras que la Avenida Nuevo León se convierte en una zona conflictiva por los valets parkings de diversos bares y “antros” que reciben los coches hasta en segunda fila.

A pesar de todo, ésta no es la zona más difícil; lo más conflictivo se encuentra en calles cercanas al cruce de Insurgentes y Viaducto, sobre avenida Nuevo León, un sitio conocido como una de las zonas rojas de la ciudad, pero que en este caso se caracteriza por ser una zona de hombres que ejercen el sexoservicio vestidos de mujer, es decir travestis.

Estos sexoservidores se apoderan de una parte de la avenida Nuevo León todas las noches, de lunes a sábado, a partir de las 23:00 horas y hasta las 5:00 horas del día siguiente. Esta actividad afecta a la mayoría de los vecinos del lugar pues los vehículos de quienes acuden con los sexoservidores muchas veces bloquean las entradas de los edificios, con la consecuente problemática al intentar removerlos.

Calle viaducto

Zona Roja. Cruce de Insurgentes, Viaducto y Nuevo León. Foto. Octavio Ortega.

Cristina Ramos, de 22 años, una de las vecinas afectada por la presencia de estos “vecinos nocturnos”, relata que algunos de ellos se instalan a las puertas de su edificio y son agresivos con los vecinos cuando entran y salen. Refiere, además, que frecuentemente los sexoservidores protagonizan enfrentamientos con sus clientes en plena calle, generando un ambiente de tensión en la zona.

Detalla que la intervención de la autoridad, en este caso de la delegación Cuauhtémoc, no ha permitido mejorar la convivencia, pues aunque se ha convocando a juntas con los vecinos y los sexoservidores, las quejas y propuestas sólo han redundado en que estos “vecinos nocturnos” no ingieran bebidas alcohólicas en la calle o en que su vestimenta no sea tan escasa.

Patrulla viaducto

Los policías dejan trabajar a los sexoservidores.
Foto: Octavio Ortega.

Andrés Aragón, un despachador de una estación de gasolina del lugar, asegura conocer a la perfección el “modus operandi” de estos “vecinos nocturnos”.

El operador explica que algunos trabajan de manera independiente y otros están protegidos; los protegidos son los mejor arreglados y se paran sobre avenida Nuevo León; los menos agraciados se paran en la calle de Bajío esquina con Nuevo León, según la ubicación es la tarifa que cobran por sus servicios.

Para don Andrés uno de los organizadores de esta zona roja es un sexoservidor de edad, aproximadamente de unos 60 años, a quien apodan “La Abuela”. Informa que este organizador les cobra a los “vecinos” una cuota que va de los 200 a los 400 pesos por noche, y que con la cuota los policías que pasan por el lugar los dejan trabajar sin ningún problema.

Sexoservicio calle

Aparentan estar solos, pero alguien “cuida” al sexoservidor. Foto. Octavio Ortega.

Aunque del otro lado de la avenida se puede apreciar a un grupo de mujeres sexoservidoras, este grupo no es tan numeroso como el de los travestis. Don Andrés relata que ellas no tienen tanta demanda como los travestis; considera que un travesti cobra alrededor de 800 pesos por servicio mientras que la mujer apenas gana 500 pesos, detalla que las mujeres también cuenta con protección, en este caso a cargo de un sujeto que permanece abordo de un taxi. Don Andrés, asegura que este protector siempre porta un arma.

Según la experiencia de don Andrés, con más de ocho años de despachador en esa estación de gasolina, en una noche normal se dan mínimo dos enfrentamientos entre los travestis que terminan en golpes.

No sólo los vecinos resultan afectados, los negocios de la zona, como una tienda de autoservicio de 24 horas, un Oxxo, también pierden con los “vecinos”, pues acuden con regularidad a robar productos.

Una de las encargadas de la tienda refiere que los travestis se han apoderado de las calles pues gozan de la protección de la policía.

“No les da nada de pena a esos señores. Vienen y se calientan su comida en el microondas, ponen colchas en el suelo y arman su día de campo los cabrones descarados. No sé si estén borrachos o drogados, pero ese comportamiento no es normal”, explica.

Sexoservidores

Los sexoservidores llegan a asaltar a los transeúntes. Foto: Octavio Ortega.

Otros vecinos refieren que al andar en grupo, estos “vecinos” aprovechan para asaltar a quienes viven en la zona. 

Al final, los vecinos saben que el problema seguirá avanzando, y sólo esperan que los travestis no se terminen adueñando de la avenida durante las noches y que antes las autoridades puedan mejorar la situación.